Metas y Objetivos

Metas y Objetivos

¿No os pasa que cuando consigues algo que tenías pendiente desde hace tiempo te sientes genial? ¿O cuando te haces una lista de objetivos del día y la cumples? Resulta que proponerse metas y objetivos y cumplirlos es otro de los recursos para ser feliz.

Pero muchas veces, el proceso de trabajar en pos de un objetivo ( participar en una actividad valorada y difícil) es más importante casi que lograrlo. Las personas que se esfuerzan en conseguir algo que para ellas es importante, ya sea aprender otro oficio, cambiar de carrera o criar a tus hijos, son mucho más felices que las que no tienen sueños ni aspiraciones firmes. Si encuentras una persona feliz, encontrarás un proyecto.

Perseguir-objetivos-felicidad

Seis ventajas de perseguir tus objetivos

  1. Primero, nos tenemos que plantear por qué el proceso de perseguir objetivos es tan fundamental para nuestra felicidad. Las personas que no tienen ninguna meta ni objetivo se sienten perdidas, no saben a donde ir, les faltan incentivos y básicamente, su razón de ser. Sin embargo, perseguir con asiduidad nuestros objetivos nos brinda un propósito definido y el sentimiento de que ejercemos un control sobre nuestra vida. Nos proporciona algo por lo que esforzarnos y que nos hace ilusión. Como dice G. K. Chesterton:

    ” Hay una sola cosa que hace que todo sea radiante: La idea de que hay algo a la vuelta de la esquina”

  2. En segundo lugar, tener objetivos significativos aumenta nuestro autoestima y nos estimula a sentirnos confiados y eficaces. Así como ir completando cada submeta del objetivo final nos proporciona un sentimiento de orgullo y satisfacción, lo que nos levanta el ánimo, refuerza la felicidad y nos motiva a seguir esforzándonos.
  3.  En tercer lugar , perseguir nuestro objetivos aporta estructura y sentido a nuestra vida cotidiana. El hecho de tener una rutina ( ir al colegio, la universidad o el trabajo) y cumplir unos horarios, a pesar de que suene aburrido, es bueno, porque nos permite asumir responsabilidades , nos da oportunidades para adquirir nuevos conocimientos y nos enseña a relacionarnos con los demás.
  4.  Otra de las ventajas de la persecución de objetivos es que nos ayuda a aprender a controlar el uso que damos a nuestro tiempo, y a priorizar nuestros objetivos. Es decir, dedicaremos más tiempo a los objetivos o metas que realmente nos llamen la atención, o nos llenen más. Así como aprenderemos a gestionar mejor nuestro tiempo.
  5.  La quinta ventaja es que, ante tiempos de crisis, los objetivos nos ayudan a salir adelante. Ante experiencias traumaticas, pérdidas de seres queridos o lesiones importantes, el hecho de replantearte tus objetivos antiguos, y muchas veces cambiarlos, nos ayuda a lidiar con el problema.
  6.  Por último, perseguir nuestros objetivos supone relacionarse con otras personas ( profesores, clientes, amigos, socios…), y los contactos sociales proporcionan  felicidad por sí mismos. Los seres humanos tenemos una fuerte ” necesidad de pertenecer”, y participar en relaciones, redes de contacto, grupos de deporte… no sólo nos hace felices sino que contribuye a que sigamos prosperando y sobreviviendo.

¿Que tipo de objetivos perseguir?

En la psicología positiva se estudia también la forma de proponerse metas y objetivos para que el usuario aumente su bienestar, ya que no vale proponerse metas de cualquier tipo. Aquí os dejamos algunos consejos de como deberían ser vuestros objetivos para que os llenen  y os motive cumplirlos 🙂

  •  Objetivos intrínsecos y auténticos: Los objetivos intrínsecos son aquellos que persigues porque resultan satisfactorios y valiosos intrínsecamente para ti, porque te permiten crecer como persona, desarrollar tu madurez emocional y contribuir a tu comunidad. Aquellos que eliges tú por tus intereses y valores. Es más fácil que nos hagan felices los objetivos que nos apasionan y nos resultan satisfactorios que esforzarnos por alcanzar metas impuestas ( los llamados extrínsecos, motivados por presiones sociales o sentimientos de culpabilidad).Cuanto más se adecue un objetivo a tu personalidad, más probable será que perseguirlo te resulte gratificante, placentero y aumente tu felicidad.
  • Objetivos en positivo: Piensa en el objetivo mas significativo que te hayas propuesto últimamente. ¿Supone que te acerques a un resultado deseable ( buscar experiencias originales y emocionantes, entablar nuevas amistades…) o por el contrario que evites uno no deseable ( dejar de fumar, no comer comida basura…) ? Casi todos los objetivos se pueden plantear de forma “positiva” como por ejemplo, Comer sano y mantenerme en forma  en vez de  No engordar. Los estudios muestran que tienes más probabilidades de éxito si persigues el objetivo ” en positivo” en vez de como evitación. Siguiendo el ejemplo, es más fácil plantearse hacer 3 comidas saludables al día, que evitar todos los productos y obstáculos que te impulsan a tomarte algo ligero que te puede “engordar”.
  • Objetivos armoniosos: Tus objetivos deberían ser complementarios entre ellos para que te sea más fácil cumplirlos. Por ejemplo, no te puedes plantear a la vez “Construir mi propia empresa” y “tener más tiempo libre”, ya que el hecho de empezar una empresa desde cero va a consumir mucho de tu tiempo, y sufrirías mucho si tratas de cumplir los dos objetivos a la vez, serás más infeliz y probablemente acabes abandonando los dos. Es mejor seleccionar solo uno, y luego, en un futuro, el otro, que intentar cumplir los dos a la vez.
  • Objetivos flexibles: A medida que nos hacemos mayores, nuestra situación cambia, así como nuestros objetivos. Son muy distintos los objetivos que tenemos a los 20 años de edad que a los 40, así como nuestros intereses. Hay que ser flexible y asumir que por circunstancias de la vida, es posible que no podamos cumplir todos los objetivos que teníamos a los 20, o, ante situaciones imprevisibles, tener el valor de cambiarlos o saberlos adecuar a la nueva situación. En resumen, las prioridades que damos a nuestros objetivos cambian con el tiempo, pero sea cual sea la esencia de nuestro objetivos, no hay que olvidar que perseguir los objetivos aporta más felicidad que dejarlos de lado.
  • Objetivos de actividad:  Los estudios muestran que perseguir objetivos “de actividad” ( como apuntarse a clases de pintura, trabajar de voluntario en alguna asociación) nos permite experimentar constantemente nuevos desafíos, aprovechar nuevas oportunidades y encontrar experiencias muy variadas. Este tipo de actividades nos induce más felicidad que otros objetivos (como mudarse a un piso nuevo) a los cuáles te acabas acostumbrando y dejan de producirte estímulos de felicidad. Emprender actividades nuevas puede producir una entrada constante de sentimientos y experiencias positivas.
  • Dedicarse con pasión: Perseguir objetivos requiere de tiempo, esfuerzo y sacrificios ( aunque sean extrínsicos), por ello es muy importante la motivación y la pasión a la hora de cumplirlos. Si no te entregas a ellos o te falta entusiasmo es posible que los dejes de lado por capricho o que renuncies a ellos cuando te sientas cansado. La dedicación apasionada tiene además muchos otros beneficios, como reforzar tu autonomía ( te dedicas a ello por que tú quieres), te ayuda a conectar con los demás ( en el caso de que tengáis el objetivo en común) y aprendes a conocerte mejor.
  • Comprometerse delante de otros: Los estudios muestran que si tenemos un objetivo grande, que nos va a costar mucho tiempo y esfuerzo, el compromiso será mas potente si lo asumimos delante de otros. Hacer público nuestro compromiso con un objetivo determinado aumenta la probabilidad de que lo llevemos a cabo, ya sea porque queremos parecer coherentes con nosotros mismos y con los demás, o porque esas personas también nos animarán cuando estemos de bajón.
  • Creetelo: Si crees en ti mismo y eres optimista es más probable que perseveres y que, sea lo que sea lo que te propongas, al final lo consigas. ( Puedo ser un buen médico, Sé que puedo invitarla a salir) Además, a medida que vayas cumpliendo tus objetivos ( cuando puedas llevar una conversación rudimentaria en el caso de que tu meta sea aprender otro idioma) estarás contentísimo y satisfecho con tu avance, lo cual, a su vez, te acarreará más éxitos. El resultado es una espiral ascendente. Recompensarte a ti mismo por estos pequeños éxitos también puede incrementar tus posibilidades de alcanzar el éxito y la felicidad en el futuro.
  • Descomponer los objetivos: Para lograr tus objetivos de nivel más alto, tienes que descomponerlo en pequeñas submetas de nivel más bajo, de forma que te de menos miedo y pereza cumplirlos. No hay que perder de vista el objetivo principal, pero descomponer tu objetivo principal en metas comprobables y que requieran poco tiempo va a ser más fácil para ti a la hora de abarcarlos y te va a inducir más felicidad el hecho de ir logrando estas submetas.
happ-Objetivos

Pantalla de Objetivos en happ! la app

Si os proponéis objetivos de este modo, fijo que los cumplís todos y no habrá nada ni nadie que os pueda parar en conseguir vuestros sueños 🙂 En happ! la app, os proponemos todos los días que os pongáis pequeños objetivos, acompañados de una frase motivante, para animaros a perseguir vuestro sueños!

Si quereis saber más sobre como proponeros objetivos, esta información la hemos obtenido del libro de Sonya Lyubomirsky, La ciencia de la felicidad. 

About Estela

Estela has created 11 entries.

Post A Comment

YOUR CAPTCHA HERE

[an error occurred while processing this directive]
[an error occurred while processing this directive]
[an error occurred while processing this directive]